cascabel marcasitios

Reflexiones Navideñas

Hola Chicas Trufa😘 hoy me he emocionado leyendo una reflexión en las redes sociales. Y me gustaría compartirla con vosotras.

Este año estamos más sensible de lo normal, con toda la decoración navideña, las sudaderas Navideñas, mi bebita… Estamos a flor de piel…

Ahí va …

 

Con el tiempo me he dado cuenta de que hay momentos que no son lo mismo si hay una silla vacía.
Es algo que aprendí con el paso de los años cuando perdí a una de esas personas que no quieres perder jamás. Cuando pierdes a alguien, cuando alguien se va sin querer irse, el dolor es inexplicable, a veces incluso insoportable. Entras en una fase de no saber qué hacer, el corazón se queda un poco más vacío y todo cambia por completo.
Pero lo peor llega cuando ves la silla vacía, sobre todo en los momentos más especiales.
A veces no nos damos cuenta, pero el término de la silla vacía afecta más de lo que nos podemos llegar a imaginar. Es más importante de lo que creemos. Parece una simple silla, pero no lo es. Porque hay sillas que han estado ocupadas siempre por la misma persona en el mismo lugar. Hay sillas que han tenido nombre y apellidos durante tanto tiempo, que lo seguirán teniendo, aunque ya estén vacías. Aunque ya nada sea lo mismo.
Por eso un día, con el tiempo, con el paso de los años, desde aquel día que, como ya he dicho, perdí a alguien especial, entendí que un simple detalle, una simple silla, puede valer más de lo que creemos.
Y es que podrán llenarse nuevas sillas, pero hay algunas que siempre seguirán vacías. Se siente quien se siente. La ocupe quien la ocupe.
Y eso, eso es lo que duele. Eso es lo que les hace especiales. Y a las personas que las ocuparon, más.

#unrinconmaravilloso

Un rincón maravilloso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × cinco =